News:

13 Feb
2008

Descentralizando el Centro

Crecimiento urbano, Disfrute del espacio público, Vanguardia
Foto: Vanguardia


En la gran mayoría de las ciudades del mundo los centros están perdiendo población y empleos. A medida en que los costos de transporte bajan, la necesidad de cercanía física se vuelve trivial. Primero se va la industria, que no puede expandirse en espacios tan densos, requiere acceso rápido a carreteras y prefiere pagar rentas baratas. Después se van los vecinos. Al expandirse el nivel de ingreso las familias prefirieren casas mas grandes, particularmente si sus coches garantizan acceso rápido a cualquier parte. Finalmente, se va el comercio, pues poco puede hacer la tienda de la esquina ante la competencia de grandes cadenas como Soriana y Wal-mart. Por cierto, estas cadenas ofrecen mejores precios, entre otras cosas, porque transfieren el costo de transportar su mercancía al consumidor. Hoy gastamos tiempo y gasolina en ir hasta un supermercado que vende lo que antes nos traían hasta la puerta de nuestras casas.

Las consecuencias de este éxodo no se observan de un día para otro, pues el proceso es lento y a veces casi invisible. Inicialmente, el Centro mantiene su vitalidad gracias a que los estratos de menores ingresos de la población lo siguen utilizando para abastecerse. Finalmente, sigue siendo el lugar más conectado de la ciudad para una población dependiente del transporte público. Cualquiera que transite por la calle de Aldama un domingo podrá atestiguar esto. Sin embargo esta fuente de actividad tampoco es sostenible, pues incluso en ciudades como la nuestra el uso del coche ha crecido hasta ser casi universal. De acuerdo con las últimas cifras a las que tuve acceso, Saltillo tiene un promedio de un coche por familia. ¿Y quien quiere subirse a un camión viejo e inseguro para ir al Centro cuando puede manejar cómodamente hasta Casa Ley o Aurrerá?

El resultado es un inevitable deterioro pues sin usuarios pierde sentido mantener el espacio público. Las señales están por todos lados: edificios abandonados, fachadas descuidadas, grafitti permanente, inseguridad y cierre de comercios. El último –muy triste por cierto- fue el cierre de Casa Cabello. Por ello, causa tanto entusiasmo conocer los planes del gobierno para rescatar el Centro de Saltillo. Sin duda aquellos paseos dominicales que nuestros padres recuerdan con nostalgia y que hoy se han desplazado a la Plaza Sendero o al internet, son una tradición que debemos defender. La primera etapa de este proyecto, consistente en ampliar el espacio peatonal y mejorar la imagen urbana de la Calle de Victoria, merece nuestro reconocimiento. Dicha obra es necesaria e impostergable.

Sin embargo, para realmente “rescatar” al Centro Histórico no es suficiente embellecerlo. El deterioro físico no es causa sino síntoma del abandono de la población. No se trata de arreglarlo para que sea una bonita imagen en el recuerdo de los turistas, sino de convertirlo en un espacio permanente de actividad económica e interacción social. Para ello, necesitamos empleos en el Centro que atraigan actividad para los comerciantes y para devolverle su atractivo como lugar de residencia.

¿Pero como hacerlo, si ya hemos discutido que hay una tendencia mundial que saca los empleos de los centros? Sorprendentemente, el Gobierno tiene parte de la solución en sus manos. El único empleador que en teoría es inmune a esta fuerza centrifuga es el Gobierno. El Centro sigue y seguirá teniendo una vocación como espacio para la toma de decisiones públicas y para la construcción de consensos.

Y sin embargo, el Gobierno del Estado parece decidido a mantener a la mayoría de sus empleados fuera del Centro. La política de trasladar importantes oficinas públicas hacia el Centro Metropolitano, originada en sexenios anteriores, se ha cimentado con el proyecto de reubicar 800 burócratas en el desolado Centro de Convenciones. Sorprende saber que solo 4 de las 14 Secretarias se mantienen en el Centro Histórico, y que tanto la de Desarrollo Social como la de Recursos Naturales ya tienen sus maletas hechas.

El Gobierno del Estado manda señales encontradas. Embellece al Centro al mismo tiempo en que le da el tiro de gracia.

Etiquetas: , , ,

  • sab

    excelente página!!! en cd. del carmen han intentado 'embellecer' su centro historico, pero los edificios están vacíos. existen recursos para hacer más pero no una directriz y probablemente poco interes por parte de la población pues muchos son de diferentes regiones del país o el extranjero. es curioso ver como la falta de identidad y apego a la tierra extiende ese vacío a los aspectos más funcionales de una ciudad.

  • Me Arquitecto

    Es interesante el analisis que se hace del Centro Historico, la realidad es la que se menciona, la paulatina migracion de habitantes del centro a otros sitios en la periferia, con el consecuente retiro de comercios…. ¿Cual es el futuro del Centro historico?, creo que hay que empezar por ordenarlo urbanisticamente, dotarlo de infraestructura de calidad, componiendo la imagen urbana, ordenando el uso del suelo, el transporte colectivo especial, con reglamentos especificos para el Centro Historico, los cuales no inhiban las inversiones turisticas como Restaurantes y Hoteles de 5 estrellas, dentro de las Casonas Antiguas y sobre todo redensificando los corazones de manzana vacios en su mayoria, con servicios necesarios, habitacion multifamiliar de calidad, probablemente, Centros Educativos y recreativos en donde el llegar en automobil pase a segundo termino.